viernes, 8 de noviembre de 2013

Tarta de queso y calabaza o seguimos reconfortandonos a nosotros mismos

No es una idea original, sin duda, ya que la sustraí de Directo al Paladar, la vi hace una semana o dos y pensaba modificarla, pero lo he hecho en muy poco, por dos motivos; el primero, porque me parece casi perfecta tal y como está y el segundo, porque tal y como está mi estado de ánimo, es casi un milagro que me haya puesto a cocinar un postre… un auténtico milagro. Milagro, como lo fue esta tarta, que os aseguro, que a mí me puso unas cuantas tiritas en el alma, ya que dio lugar a una tarde muy agradable con los míos. Esta deliciosa tarta, impregnó la casa de un aroma dulce que nos invitó a hacer té y sacar el Scrable de su caja, que ya tenía polvo… a que mi pareja me diera una soberana paliza, para variar, y a pasar una tarde muy agradable con mi hermana y cuñado.
Debo de reconocer que me encanta el otoño, sus colores, la llegada del frío, y desde el año pasado, la llegada de buenas calabazas. Jamás había probado una calabaza hasta que estuve en Valencia hace cosa de dos años, y me dijeron que allí asadas con azúcar y canela eran un auténtico manjar. Tenían razón. Así que yo, cada vez las voy introduciendo más en mi dieta, ya sea en recetas saladas o dulces.



TARTA DE QUESO Y CALABAZA
  • 3 Huevos camperos
  • 200 g de puré de calabaza
  • 125 g queso de untar
  • 1 yogur griego edulcorado
  • Medio paquete de galletas maría
  • 50 g Mantequilla derretida aproximadamente
  • 120 g de azúcar moreno
  • 1 cucharita de café de canela en polvo
  • ½ cucharita de café de jengibre en polvo
  • ½ cucharita de café de nuez moscada
  • ½ cucharita de café clavo



Elaboración:
Sacamos los huevos de la nevera.
Metemos las galletas en una bolsa de congelado con el cierre y lo golpeamos hasta que queden muy finas. Lo ponemos en el molde y lo rociamos con la mantequilla derretida y aplastamos bien con un tenedor.
En una batidora el queso, el yogur y el azúcar y lo batimos con las varillas. Agregamos las especias y los huevos y seguimos batiendo. Por último, incorporamos el puré de calabaza. Cuando la mezcla esté homogénea, lo vertemos sobre las galletas y lo ponemos al horno a 180º , previamente precalentado unos 40 minutos o hasta que esté cuajado.

Nota: el día que lo comimos recién hecho, estaba delicioso, pero he de decir que al día siguiente, frío, de la nevera aún más.

Nota 2: el puré de calabaza debería de conseguirse de asarla, pero en mi caso, la hice al vapor, y quedó estupenda.


6 comentarios:

  1. Que bueno, nunca probé un postre a si con queso y calabaza, tiene que estar delicioso, seguro que no quedó ni las migas, un besito preciosa!

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta tiene!
    a mi la calabaza es que me chifla,,y aqui tambien de toda la vida se come asada al horno sin mas,,si la calabaza es buena y dulce,,no hace falta ni ponerle azucar,,y una vez asada,o te la comes asi tal cual,o puedes hacer con ella buñuelos,o algun postre como este,tipo tarta de calabaza americana,,,, yo desde hace poco he descubierto tambien la calabaza en salado y es buenisima ,tengo alguna receta en mi blog ,,,hoy mismo la he comido mezclada con brocoli en daditos al microondas..uuhhm...
    bueno guapa,,,resumiendo,,que me encanta!!,,
    arriba esos animos,,besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un descubrimiento! oye la de calabaza americana no la conozco! buñuelos tengo unos por ahí de la bruja para probar a hacerlos
      un besito

      Eliminar