lunes, 11 de noviembre de 2013

Costillas fritas en salsa y mirando atrás

Tengo la suerte de estar rodeada de muy buena gente, pero a parte de eso, gente apasionada como yo, al buen comer, y a la cocina casera. Yo aprendo imitando las delicias de otros, aprendo y mucho, espero que nadie se dé por ofendido. Luego siempre le doy mi toque personal. Dejé la casa de mis padres a los veintidós, con lo que llevo casi ocho años siendo independiente. He pasado de sólo hacer correctamente una tortilla francesa a realizar curries hindúes con mucho acierto. Cómo se consigue esto? Con tesón, con esfuerzo, con mucho ánimo, con ganas de aprender esta maravillosa alquimia, que es la cocina. Con el paso de los años he probado alimentos que jamás habría pensado, como por ejemplo la calabaza; he guisado cosas que ni mi abuela y madre jamás hacían como la fabada; me he dejado contagiar por la forma de cocinar de mis tías, y la comida extremeña, sangre, que llevo dentro de mí; y ahora, trato de aprender a cocinar cosas típicas de la zona de mi pareja. Por qué? Porque pienso que la cocina es una forma de demostrar amor a los nuestros, amor hacia nuestras raíces y amor a nosotros mismos. Hay quien dice que comemos por necesidad; yo no, yo como por placer y trato de hacer del plato más humilde un auténtico festín, que no están las cosas ni para despilfarrar, ni para tirar cohetes, así que, por lo menos, disfrutemos juntos de una buena comida, no? Disfrutemos de las cosas sencillas, de esas que de momento, sí que podemos disponer.

Esta receta, me la pasó Ana Guillén, mi compi de mi lugar de trabajo. Decir que son deliciosas, es poco. En pocos meses, las he hecho tres veces, porque son fáciles, sabrosas y rápidas. Yo la he adaptado un poco a mi gusto, así que, podéis probarlas a hacerlas tal cual, o darles vuestro toque!


COSTILLAS FRITAS EN SALSA
Ingredientes para 2 personas:
  • Costillas para asar para dos personas
  • 1 cebolla grande
  • Aceite de oliva
  • Pimentón ahumado
  • Dos cucharadas de salsa de soja
  • Sal

Elaboración
Dejamos macerando las costillas un par de horas con el aceite de oliva y el pimentón. Las cortaremos individuales y las embadurnaremos generosamente. En una sartén alta, con abundante aceite de oliva las freiremos hasta que estén tostaditas. En el mismo aceite incorporaremos la cebolla cortada en aros entre medio dedo y un dedo de grosor. Pochamos bien la cebolla y cuando ya esté blandita y tostada volveremos a reincorporar las costillas con las cucharadas de salsa de soja y lo dejamos a fuego bajo unos cinco minutos, para que se mezclen los sabores.



4 comentarios:

  1. A mí me parece que es una receta sensacional. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Me encanta leerte! pues la verdad es que es una receta que sorprende por rapidez y sabor

      Eliminar
  2. el puchero de la bruja11 de noviembre de 2013, 13:13

    Nenaaaa, acabo de cenar y me rugen las tripas, menudo receton has puesto, me la apunto para hacerla yá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. prueba prueba... jajajajajaja verás qué vicio...

      Eliminar